MEDIWORK

Brindamos un servicio integral en medicina laboral a empresas y trabajadores.

Noticias recientes

Noticias del Medio

Resarcen daño psicológico a empleada de megatienda

20/01/2012

Condenan a la ART a indemnizarla por el acoso de una supervisora, un gerente y el médico de la empleadora. Las pericias y los testimonios justificaron la decisión del tribunal.

Autos: S.N.G. c/ Falabella SA Con sustento en la prueba pericial psiquiátrica y los dichos de los testigos, que confirmaron que una vendedora de la tienda Falabella SA contrajo la patología “Reacción Vivencial Anormal Neurótica (RVAN) con manifestación depresiva de grado IV” como consecuencia del acoso laboral propinado por sus superiores y del médico de la empresa, la Sala 7ª de la Cámara del Trabajo de Córdoba condenó a la aseguradora de riesgos del trabajo (ART) a indemnizar a la trabajadora. SNG se desempeñaba como vendedora en distintos sectores del comercio con un muy buen rendimiento y no obstante ello padeció de constantes ataques, trayendo como consecuencia un daño que solicitó ser resarcido a La Caja ART SA. En ese contexto, y luego de la valorar la prueba pericial psiquiátrica y los dichos de los testigos, el magistrado José Luis Rugani sostuvo que pese a que “esta patología no está incorporada al listado del artículo 6 apartado 2 de la LRT, por aplicación del apartado 2 b) de la misma, debo considerarla para este caso, enfermedad profesional resarcible”. En ese sentido, y teniendo en cuenta lo expuesto por los testigos, el juez precisó que fue cierto que “la actora sufría permanentemente del acoso y los malos tratos que le propinaba diariamente la supervisora Ursula Rodríguez, ello a sabiendas del gerente Guastadini”. “Martirio” Así también se acreditó que la actora “era una excelente empleada, que por su capacidad le hacían realizar tareas de supervisora suplente y que jamás tuvo problemas en el trabajo hasta que la Rodríguez llegó para martirizarla”, destacó el vocal, subrayando que “la mencionada Rodríguez tenía mal trato con todas las empleadas, para con la actora era peor, sin conocerse las causales”. Médico Por otro lado, se añadió que la accionante también fue acosada por el médico elegido por la empleadora para el control de la enfermedad, destacando que “agravó el cuadro presionándola al punto de que (la accionante) no pudo controlar sus esfínteres en la consulta”. Por ello el tribunal concluyó que la accionante acreditó el agente de riesgo -el acoso laboral- y que “la exposición pues esos malos tratos eran diarios y permanentes y los cuadros clínicos de Gamero (…) y de la perito psiquiatra-, tengo configurada la requisitoria legal para incluir a la dolencia de la actora como contingencia en los términos del Artículo 6 de la LRT”.