Noticias

Opiniones encontradas Coronavirus en Argentina: ¿hay que usar barbijos en la calle para que los asintomáticos no contagien?

La OMS insiste en que no son necesarios como medida de protección. Pero varios países decretaron su uso obligatorio. La postura del Ministerio de Salud de la Nación y de un experto local.

Fuente: Diario Clarin 02/04/2020

Carta de un soldado de Malvinas en cuarentena: “Estuve prisionero un mes en la bodega de un buque inglés; hoy nos toca guardarnos a todos”

Carta de un soldado de Malvinas en cuarentena: “Estuve prisionero un mes en la bodega de un buque inglés; hoy nos toca guardarnos a todos”

En medio del panorama “dinámico” de la pandemia del coronavirus, cuando se creía que había cierto consenso sobre quiénes deben usar barbijo —solo los infectados y el personal de Salud que podría estar en contacto con el virus—, varios países en el mundo empezaron a cambiar de idea. ¿Deben usarlo todos para evitar que personas asintomáticas esparzan el COVID-19?

Esta semana, por orden de las autoridades, los habitantes de la ciudad de Jena, al sur de Alemania, comenzaron a usar barbijo cuando van al supermercado o viajan en transporte público. Jena, que tiene 119 infectados de coronavirus y una población total de alrededor de 110.000 personas, decidió seguir el ejemplo de Austria, que el lunes dijo que exigía a los compradores usar barbijo al ir de compras. La República Checa, en tanto, ya exigía que todos los usen en público. Desde este miércoles, Israel obliga a todos a usar de barbijos en espacios públicos.

¿La Argentina también cambió de idea? Fuentes del Ministerio de Salud de la Nación dijeron a Clarín que “no es oficial” cualquier cambio en la “política de uso de barbijos”. Lo que significa que sigue firme la postura de uso exclusivo de los barbijos como instrumento de Salud Pública. Es decir, deben usarlos quienes estén infectados, para no contagiar al resto, y quienes podrían estar en contacto con casos sospechosos o confirmados en centros de salud.

Ese también es hoy el lineamiento vigente de las autoridades sanitarias porteñas. La campaña de prevención del Gobierno de la Ciudad enfatiza en spots y cartelería que no se debe usar barbijo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó que los barbijos no son necesarios como medida de protección contra el coronavirus, dado que el COVID-19 no se transmite por el aire.

En una investigación que analiza las distintas formas de transmisión del virus que causa el COVID-19, la OMS concluyó que el coronavirus se transmite únicamente por contacto con las gotitas respiratorias que una persona contagiada proyecta al estornudar o al toser, y que no hay ninguna evidencia de transmisión por el aire.

 

Sin embargo, después de meses de recomendar a los ciudadanos evitar el uso de barbijos, Estados Unidos podría cambiar y pasar a promoverlos, al tomar el ejemplo de varios países asiáticos que han sido exitosos al afrontar el coronavirus. ¿La razón? Muchas personas sin síntomas pueden contagiar sin saberlo, y la delgada barrera proporcionada por una simple máscara quirúrgica, o incluso un sustituto casero, podría ayudar a reducir la propagación.

“Una de las piezas de información que hemos confirmado ahora es que un número significativo de personas infectadas en realidad permanecen asintomáticas”, dijo el martes Robert Redfield, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Esa parte de los infectados, los asintomáticos, puede ser “hasta un 25%” de los enfermos, agregó, citando datos de China.

El doctor Conrado Estol se volvió viral en la Argentina al explicar cómo fabricar un barbijo casero: con tela y una servilleta descartable como filtro. Asegura que todos “deben cubrirse la nariz y la boca”, justamente, para evitar contagiar si son portadores asintomáticos.

“Yo no pongo en duda a la OMS. No recomendaban que todo el mundo usara barbijo y lo hacían porque [el barbijo] no protege contra la infección. Y tienen razón. Los médicos que tratan pacientes infectados tienen un equipamiento que parece del futuro. Mameluco, casco y un equipo que les cubre completamente la cabeza para proteger los ojos, la nariz y la boca. (…) Sino, seguro se infectarían, como pasó en Estados Unidos con miles de policías que se contagiaron porque solo usaban barbijo. Todos debemos usarlo al salir para evitar diseminar el virus si no sabemos que lo tenemos”, asegura a Clarín.

Por eso, pide a las autoridades de Salud que “copien a los que saben y aconsejan”. Se refiere los países que ya pasaron el brote de la epidemia.

Suma Estol que estudios de Corea, Hong Kong e Islandia —los mayores testeadores del mundo— muestran que hay un porcentaje alto de individuos infectados asintomáticos que diseminan el virus. Y también que hay gente con mínimos síntomas (a veces sin fiebre) que no sabe que tienen el nuevo coronavirus y lo diseminan.

“Como es imposible detectarlos, especialmente los países que testeamos poco, la solución —sigue el experto argentino— puede ser que todos usemos barbijo para que los infectados, con pequeñas microgotas de cinco micrones que salen de la boca aún cuando se hable en tono bajo, no sigan contagiando”.

Harvey V. Fineberg es uno de los expertos en salud pública más reconocidos de Estados Unidos, y él cree que para que su país aplane la curva de contagios de COVID-19 “todo el mundo debería cubrirse la nariz/boca para no diseminar el virus”, pueden leerse sus palabras en una editorial de este miércoles en The New England Journal of Medicine.

Estol también basa su postura en un estudio de Hong Kong —llevado a cabo por el médico Benjamin Cowling— que estableció que las dos hechos que contuvieron la epidemia allí fueron el distanciamiento físico y que el 97,5% de la población usa máscaras cuando sale.

Estol asegura que es “hasta intuitivo que la gente trabajando en servicios (estaciones de servicio, supermercados, almacenes, Policía, entre otros, esenciales) tiene que tener cubierta la nariz y boca para no diseminar virus si estuviesen contagiados”. Y que, de hecho, al salir